Publicidad

¡Se armó la fiesta!

Heredianos tienen boxer y tacos de la suerte listos para la final

En el Fortín los heredianos planean su estrategia: Pasión y entrega unen el corazón de jugadores y aficionados.

FOTO: Eyleen Vargas

Hoy amaneció diferente en Heredia. Hoy es un día clave y sus vecinos lo saben, por eso la alegría es la que maquillará su rostro, mientras que de su boca saldrá el popular, "Ninguno pudo con él, ninguno pudo con él", que le llena el alma de orgullo a sus caudillos.

Ellos también tienen los tacos listos. Su misión: El campeonato y no descansarán hasta conseguirlo, prometió el "Mambo" Núñez, quien se retocó sus trenzas para que no le incomoden y lucir a tono con la ocasión. "Lo más lindo de la final es el previo. Ese cariño de la gente me motiva", aseguró.

Pero no es el único, Carlos Hernández traduce ese clamor del pueblo en responsabilidad por el gane. Por eso tiene ya su amuleto de la suerte. Un boxer rojo que compró años atrás y con el cual siempre gana. "No sé si es coincidencia, pero mi mamá me lo lavó y lo tengo listo para usar".

Eso sí, cada uno tiene su método para relajarse. El "Mambo" no va ni al mall, trata de no hacer mucho loco y se inyecta de buena vibra a base de reggae y dancehall. "Antes de llegar al estadio lo escucho, me voy moviendo y me pone contento", aseguró el delantero.

Son pocos los aspectos que cambian en su rutina diaria, el único que prevalece es la llamada a sus 4 hijos. Esta es la que le da en el corazón y se lo abarrota del anhelo de hacerlos sentir orgullosos cuando marca un gol.

Carlos interviene para revelar que él a quien llama es a su mamá para que lo bendiga el camino.

En su caso la tranquilidad la provee el buen Morfeo y sus buenas amigas, las películas. "Tipo 11 ya estoy dormido. Ahorita estoy viendo 'Escobar', pero alquilo muchos DVD's de comedia y acción", mencionó el volante, quien le dedicará su juego a Catalina. Ella es su primera sobrinita.

Aunque al momento de la entrevista ambos lucían joviales, la verdad es que horas antes todo cambia. "Mambo" por eso toma acciones y confiesa que llega a la cancha con hambre, literalmente, porque no come nada para no sentirse pesado. Carlos sí trata de tener una merienda liviana que le de energía, contó riendo.

Ese es el esfuerzo que precisamente su afición premia con el aplauso, añadió la conocida modelo Karina Corrales, una florense de pura cepa debo agregar. La ansiedad también corroe sus nervios, porque el campeonato es suyo. "El pueblo está con los muchachos, todos le hemos puesto alma, vida y corazón".

Karina es el mejor ejemplo del sentimiento que se vive en la provincia rojiamarilla. Sabe que Cartago es un buen rival, pero no le teme. "Desde niña voy al estadio, tenemos lo que se necesita", finalizó esta bella flor quien sonríe ante un campeonato que acaricia como si fuera terciopelo fino.

Relacionadas

Publicidad

Publicidad

Blogs

Publicidad