Publicidad

Fuera de la cancha

Jonathan McDonald: “No me arrepiento de nada de lo que he hecho en la vida”

Jonathan McDonald dice que es tímido y no agrandado.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Redacción

Aunque de nada se arrepiente, si pudiera cambiaría algunas decisiones que ha tomado en la vida, asegura con voz calma el delantero rojinegro Jonathan McDonald, quien en realidad es más tímido que presuntuoso. Hijo de pastores, hincha de la moda y un vaquero en potencia, de eso y más se animó a conversar el conocido futbolista fuera de la cancha.

¿Aficiones?

Cabalgar. Aprendí a los 7 años junto a un amigo de mis papás.

¿Tiene caballos?

Una yegua y un caballo. He invertido algo en ganado. Me gusta mucho el campo y mi sueño es tener una hacienda ganadera.

¿Le gusta ser figura pública?

Uno agradece mucho el cariño de la gente pero a veces es difícil.

Hay un código no escrito de conducta, ¿cómo le ha ido?

Uno se va adaptando. Yo siempre me he cuidado, pero me ha pasado que estoy con amigos que están tomando y es a mí al que critican aunque no beba.

¿Su look es muy de artista?

(Risas) Mis papás siempre me usaron el pelo corto pero a los 15 años aproveché a una tía que peinaba a mis primas y me hice twist. Luego me lo dejé crecer y después pasé a los dreads, ya son 11 años de usarlo largo. Eso sí me lo cuido mucho, lo lavo dos veces a la semana y me pongo gotas y crema. Siempre hay que andar bien presentado.

¿La imagen es importante?

Claro. Es la primera impresión que tiene la gente. Me gusta andar bien vestido y procuro tener el vestuario para cada ocasión.

¿Acaba de ser padre?

Sí. Mi hijo nació hace un mes y cinco días. Y mi hija mayor tiene 7 años, ya está en la escuela. Me toca ayudarla con las tareas, es como una regresión, pero trato de hacerlo divertido para ella.

¿Se portaba muy mal?

Sí. La directora de la escuela de mi hija cuando me vio le dijo a los otros profesores que le había sacado todas las canas que tiene. Era tremendo y no aguantaba, no echaba para atrás. Aunque a veces me iba bien y otras fatal.

¿Lo vemos muy serio?

Tímido más bien. No soy entrador, desde niño soy así. Mi mamá dice que cuando estaba yo en casa era como estar sola porque no me oía. Soy de los que disfruta la soledad, me gusta mucho.

Si pudiera volver al pasado, ¿haría algo diferente?

Sí. La inmadurez a veces hace que uno hiera a la familia o amigos sin quererlo. Todos tenemos aspectos por los que arrepentirnos y hay que vivir con eso.

Sus papás son pastores. ¿Cuánto lo llega a marcar esto?

Es una responsabilidad y hay presión, sobre todo en la adolescencia que es cuando uno quiere hacer lo mismo que los amigos. Y por supuesto que en algún momento se le “cruzan a uno los cables” y hace un acto de rebeldía. Uno aprende a pensar bien sus pasos y en lo que implican.

Del futbol: Kevin Sancho es uno de sus mejores amigos

Prefiere: Escuchar todo tipo de música, usa la aplicación Spotify

Bueno para: Cocinar

Malo para: Bailar

Sería: Si no fuera futbolista de seguro veterinario

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Publicidad

Publicidad

Blogs

Publicidad