Publicidad

Fuera de la cancha

Luis Michel: ‘No siento que tenga algo de que arrepentirme’

El portero mexicano se quita los guantes, un día antes del clásico, para repasar su vida.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Mientras los acordes de la guitarra de Eddie Van Halen sonaban, Luis Michel se puso cómodo. No conocía el Hard Rock Café Costa Rica, un lugar que más tarde supimos sería propicio para el alabado guardameta tibaseño, quien se decanta por el rock alternativo. La seriedad de la gramilla se fugó y en su lugar apareció la sonrisa característica de su buen talante. Esa fue una de las particularidades que nos permitió conocer el azteca, quien tras apenas dos meses en el país deja salir con facilidad un “mae” entre sus frases.

¿Para qué más es bueno, además de cuidar el marco?

(Se ríe) Uh! Para dormir. Además desde pequeño he sido hiperactivo y me han gustado los deportes. Me gusta el voleibol, el baloncesto, el golf y también cocino bien. Todos los días hago unos panqueques riquísimos en mi casa.

¿Cómo se entretiene?

Me gusta disfrutar de actividades diferentes al futbol; ir al teatro, a los toros y la ópera. Me agradan los conciertos de música clásica y la popular también.

¿Le gusta la música?

Mucho. El género depende del momento, me gusta el alternativo. Me agrada Coldplay, The Killers y últimamente Imagine Dragons, y la de Luis Miguel, pero por mi esposa (jajajaja).

¿Es de los que pasa viendo futbol en televisión?

No. Veo los resúmenes, pero me gusta más leer, alquilar una película o ir al cine. Me agrada el género de suspenso, acción y comedia. Las de miedo solo las veo acompañado (jajaja).

¿Le teme a la muerte?

Trato de no pensar mucho en ella. Es algo que ocurrirá, pero como dicen por ahí, ‘es mejor no estarla llamando’ (jajaja), pero si es un tema del que he hablado, principalmente ahora que soy papá.

¿Qué tal le va en esa tarea?

Es lo mejor que me ha pasado (sonríe). Ver cada momento nuevo en la vida de mi hija (10 meses), me ilusiona. Si antes me gustaba estar en casa, ahora mucho más.

¿Cambia pañales?

Sí, desde que nació. Es algo que pensé que no haría, pero cuando verla y saber que es mía, hizo que me saliera de manera natural. Ella es mi despertador, puntualita a las 6 a. m. me levanta y en lo que hago el desayuno la atiendo un par de horas para que mi esposa descanse un poquito.

Tiene tres títulos universitarios. ¿Es bueno para el estudio?

He sido aplicado y disciplinado. A lo mejor no soy el más brillante ni el mejor en el futbol, pero soy constante. A mí no me da pena preguntar lo que no sé, ni ser corregido por otra persona.

¿Qué tal se ha portado?

Bien portado desde chiquitillo (jajaja). Nunca me he peleado a golpes, tampoco fui a un “table” (night club). La mayor travesura que recuerdo de “carajillo” fue una guerrita de tomates en casa de mi abuela.

¿De niño?

De pequeños a mis hermanos y a mí (son 5) nos inculcaron valores; éramos niños sanos. Mis papás estaban pendientes de nosotros y no podíamos salir a la calle sin haber terminado los deberes escolares y también los de la casa.

¿Cómo definiría su carácter?

Tengo un carácter fuerte, aunque soy un tipo alivianado. Me reprocho mucho a mí mismo cuando me equivoco, pero no siento que tenga algo de qué arrepentirme. Soy disciplinado y también desesperado.

‘Uno se convierte en su propia empresa’

Con el pasar de los años Luis Michel ha entendido que más allá de la pasión que siente por el futbol, este es un negocio que debe administrar con destreza. “Uno se convierte en su propia empresa. Yo cuento con un equipo que me ayuda, el cual incluye un abogado, un contador, mercadeo y encargado de redes”, añadió el guardameta quien explicó que en México la imagen de los futbolistas se vende bien a campañas y productos.

El futbol le ha dado una estabilidad económica que le ha permitido proyectarse hacia el futuro. Claro, que su esposa, quien es experta en finanzas, es clave en todas las decisiones que se tomen con respecto a su carrera.

Una de estas fue radicarse por primera vez fuera de México. Una aventura que lo tiene satisfecho, pues aunque el desarraigo nunca en fácil, se ha sumado a su vida el sosiego y el encanto de la pasividad con la que viven los ticos, reafirmó con certeza.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Publicidad

Publicidad

Blogs

Publicidad