Publicidad

Fuera de Juego

Mauricio “Chunche” Montero encontró a la mujer de su vida

La comprensión ha sido la clave para que hoy el “Chunche” Montero y Luxinia Ávila celebren 30 años de matrimonio.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Se conocieron en medio de muñecas, carritos e inocentes juegos infantiles, sin sospechar que el destino a sus espaldas planeaba la táctica infalible para golear su corazón.

Mucho no tuvo que aguardar, pues rápido llegó la adolescencia trayendo consigo esa primera ilusión de amor, que hizo víctima inexorable a una pareja cuyo camino era el mismo.

Es esa la razón por la que, sin titubear, Mauricio Montero está convencido de que Luxinia Ávila es la mujer de su vida. Ella es la arquitecta de su hogar y la responsable de que los cimientos de su matrimonio hayan soportado 30 años (cumplidos el 21 de julio) de presión, victorias y derrotas.

La comprensión ha sido la clave de que sus ojos sigan destellando amor. Los momentos difíciles no han estado ausentes, pero ambos saben como burlarlos.

Han existido desacuerdos y situaciones económicas difíciles, pero nunca hemos pasado la noche bravos”, reconoció el llamado “Chunche”, quien entre broma y verdad, asegura que su esposa no es celosa. De serlo, su relación no habría podido sobrevivir.

La “China” –como le dice Mauricio– confía en el liguista y ha tratado de aportarle a su juego. Por eso le ha puesto el hombro a las responsabilidades, tanto así, que cuando uno de sus tres hijos se enfermaba, ella calladita se lo llevaba al médico para no interrumpir las concentraciones de “Mauro” –así le dice ella–.

“De lo mucho o poco que he conseguido es en un 90 por ciento gracias a ella, porque he podido estar tranquilo sabiendo que la “China” resolvía los problemas”, afirmó el exjugador.

“Es muy duro cuando se pierde un campeonato y aunque las palabras no quitan el dolor de Mauro, él sabe que estoy ahí”, afirmó con verdad Luxinia.

Salió buen esposo

Ella jamás ha dudado de la decisión de casarse con Mauricio, él ha sido un buen esposo y padre. Aunque le cuesta el romanticismo, posiblemente por eso el “Chunche” solo tuvo dos novias en su vida, reveló entre risas la “China”.

“En mi cumpleaños o un aniversario me despierta diciéndome al oído que gracias por tantos años”, contó su esposa.

La negociación es importante y aunque el carácter del “Chunche” es fuerte, también es llevadero. Cuando debe aflojar, lo hace.

Es la “China”, quien le pone el humor al hogar, pues se pasa haciéndole bromas a “Mauro”, a quien no le queda más remedio que reírse. Y nos consta, pues en medio de la entrevista ella le soltó un ¿Está enamorado? Ante un sorprendido “Chunche” que de taquito respondió ¡Claro!

Su amor no ha pasado de moda, ellos lo han alimentando, aunque fue apenas cumpliendo la mayoría de edad que llegaron al altar.

Fue en ese punto que volvieron la mirada atrás para reiterar que no hay edad para casarse. Aunque a ellos les costó, pues incluso vivieron en un agregado que construyeron a la par de la casa de los suegros, contó el “Chunche”.

La jefa del hogar

Haber sacado la tarea temprano y tener hijos adultos (Silvia, Maureen y Mauricio) les permite disfrutar de una nueva etapa del matrimonio, ahora un poco más desahogados económicamente.

“A veces no teníamos casi ni qué comer, había que pagar el lote y vivir con lo poco que ganaba”, recordó el liguista, quien prefirió dejar en manos de su esposa la administración. Hasta el día de hoy ella se hace cargo de pagar hasta su celular.

Entre ellos las palabras están de más, una mirada basta para comprender lo que el otro piensa. Cada uno trata de complacer al otro. Cuando la “China” quiso ejercitarse a Mauricio no le quedó de otra que ponerse tenis. Es así como su vida transcurre hoy entre caminatas, siestas vespertinas, juegos con los nietos y abonando a un amor que ha sobrevivido hasta los embates del futbol.


  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Publicidad

Publicidad

Blogs

Publicidad