Publicidad

Fuera de la cancha

La felicidad huele a ciprés

La Navidad es la época favorita del atleta Nery Brenes. Él la celebra en grande.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Escazú. A Nery Brenes la Navidad le pinta el alma de alegría. Desde que era un niño la disfruta y hoy los gratos recuerdos familiares le abrazan con fuerza el corazón.

Por primera vez el superatleta se deja vencer: la sonrisa al hablar de la Navidad lo delata. Pensar en su pequeño Jaden abriendo regalos, junto a su amada Sasha en Noche Buena, convierte al medallista en alguien tan sencillo y tan grande como lo es un padre.

El menú del 24 de diciembre será tradicional. Incluye desde queque hasta tamales; eso sí, anota Nery, de los tamales él se come la carne y su novia el resto.

Disfrutar de las atracciones en el campo ferial de Zapote es norma, aunque el deportista no se sube a nada que dé mucha vuelta (lo “cantó” Sasha).

Ya son una pareja con suerte, aunque no les enojaría pegarle al “Gordo” para comprar su casita. La suerte la dejan en las manos a la vendedora, pues no tienen número preferido.

Mientras que el momento llega, le piden a Santa mucha salud y si es posible un juego de PlayStation, dice el corredor sonriendo.

Eso sí, si además fuera posible, a Nery le gustaría que el viejo regalón en traje rojo no sea un él... sino una ella: Alicia Keys.

Irónicamente, el ídolo de los ticos también es fan del Grinch. ¿Y su película? Sin dudarlo respondió: “Un Cuento de Navidad”.

Para Año Nuevo, la pareja también tiene el plan listo. Se encontrarán con el pueblo que los vio crecer, Limón. Ahí esperan la familia y los eternos amigos.

“La despedida del 31 la hacemos con el besito a las 12 m.n.”, reveló Nery, quien adelantó sus propósitos para el 2013: ser buen padre, mantenerme sano y jugar menos “play”.

Nery Brenes

“Mis regalos siempre me gustaron, porque me los daban con amor”

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Publicidad

Publicidad

Blogs

Publicidad