Publicidad

Óscar Pistorius aguardó su sentencia ayer, entre los focos de las cámaras, y la atención mediática.

Publicidad