Publicidad

Alajuelense

Patrick Pemberton rompe la dieta en Navidad

Para el portero rojinegro, la época de fin de año es para darle rienda suelta a los antojos.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

La ilusión se aloja con facilidad en la mirada de Patrick Pembertoncuando habla de la Noche Buena. Imaginarse a su pequeño Ian abriendo el obsequio que Santa puso con su esfuerzo debajo del árbol, enternece al portero, cuya fiereza en el marco no tiene igual.

Esta Navidad es una de sus épocas favoritas, pero hoy la disfruta más, confesó sentado junto a guapa esposa Gabriela Soto.

Para él no hay diciembre sin tamales. Por eso desde el primer día y hasta el último son parte de su dieta, así como el queque navideño. Para su suerte quema tal cantidad de calorías en los entrenamientos, donde se prepara fuerte para buscar el campeonato.

Debido a este, precisamente es que su Navidad comenzará desde el 23, pues un día antes es la clausura del Torneo de Invierno. El propio 24 lo celebran en casa de su suegra.

Ahí “Gaby” y su familia orquesta la cena: la pierna de cerdo nunca les falta en la mesa. Y aunque el liguista no cocina, es el encargado de limpiar lo que dejó el torbellino de la cocinada.

El propio 25 la tradición empieza por levantarse tarde, desayunar con un generoso compendio de lo que quedó la noche anterior y luego disponerse a jugar con el príncipe del hogar.

No es muy diferente a la que disfrutaba Patrick siendo niño. Para él todas las imágenes están frescas. Su juguete preferido: un camión amarillo Tonka.

“Nosotros no vivíamos desahogadamente y aun así mis papás hicieron un gran esfuerzo y me lo dieron. Es de lo mejores regalos que he tenido”, dijo alegremente. Por eso, recordando aquella época, es que ahora nada pide.

“Dios me ha dado mucho este año. Yo solo quiero que mi familia siga con salud y trabajo”, anotó. Este fin de año Patrick lo pasará con su hermano, el sitio de las vacaciones ya lo definió y solo espera decirle adiós al 2013 lleno de bendiciones como hasta ahora.

Patrick dice que no juega al “Gordo” porque una vez compró todos los números de nacimiento de su familia al derecho y al revés, se gastó un montón de dinero y no pegó nada. Le dio tal colerón que prometió no volver a jugar a la lotería.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Relacionadas

Publicidad

Publicidad

Blogs

Publicidad