Publicidad

Fuera de la cancha

Ricardo González: ‘El futbol me lo ha dado todo’

Tras 20 años en el futbol de la Primera División, el portero belemita podría dedicarse de lleno a su segunda pasión.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Entre el futbol y Ricardo González no hay déficit. Dos décadas bajo el marco en Primera División le han permitido al portero belemita salir del campo de juego y reconocer su otra vocación: la arquitectura. Y, aunque compartir la ajetreada actividad física con otro empleo no ha sido fácil, hoy nota el resultado de su empeño al ver crecer su oficina con más proyectos.

Aunque su día se inicia a las 6:30 a. m. es hasta eso de las 7 p. m. que va concluyendo, entre revisiones a las construcciones y labores en la computadora. Es por eso que la temida palabra “retiro” lleva varios torneos rondándolo, sin embargo cada vez que toma la decisión otra oferta aparece.

“Yo tengo mis cositas listas para irme, pero es una bendición cuando alguien me pide que los ayude”, asegura Ricardo mientras revisa algunos planos.

Él reconoce que ya no está en la gramilla por dinero, ahora es legítimo amor, pues conforme suma edad baja el salario. “Si no pasa nada extraordinario este podría ser el último torneo”, asevera.

Hablar del retiro no es un capítulo agridulce en su voz. Jamás podría resentirle algo a un deporte que le permitió forjar una buena vida y levantar una familia.

Los suyos han sido más buenos que malos momentos. Y no descarta obtener la licencia de entrenador y así devolverle al futbol algo de las bondades obtenidas.

“Ser futbolista siempre juega a favor y en contra. Me he topado con gente que cree que uno es un ignorante, así como otra que al contratarme como arquitecto saben que tengo el doble de responsabilidad porque tengo una carrera intachable”, añade.

Con respecto a su vida familiar Ricardo se siente dichoso. Un matrimonio de 21 años y 3 hijos son la prueba de ello. Su hija mayor estudia Medicina, el del medio está en noveno y la menor cursa el tercer grado.

Con sus hijos mayores comparte la pasión por el futbol. Solo que la norma es clara para su sucesor; primero debe concentrarse en el estudio y cuando concluya podrá dar sus primeros pasos en tacos.

Como papá no es celoso, más bien es realista, asegura. “Lo único que le pido a Dios es que las parejas que lleguen a tener sean una bendición en su vida”.

Ricardo se define como un hombre de gustos sencillos. Roquero modelo 80 en cuanto a música, tanto en español como en inglés, explica recordando su época colegial. Se le quedó pendiente asistir a los conciertos que Iron Maiden ha dado en el país, pero fue al último que ofreció Silvio Rodríguez.

En la gran pantalla sigue de todo, menos el terror. Y en tevé prefiere los géneros de investigación tan populares en esta época.

Pocas veces se enoja, pero cuando lo hace explota. Aunque reconoce que suele caer en el error de querer que los demás a su alrededor piensen como él.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Publicidad

Publicidad

Blogs

Publicidad