Publicidad

Fuera de la cancha

Rolando Fonseca: ‘No me han quitado la libertad ni la oportunidad de sonreír’

Rolando Fonseca, goleador histórico de la selección nacional, asegura que él nunca perdió el sueño.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Los Yoses. Rolando Fonseca es una de las glorias deportivas del país. Este año, por razones extradeportivas estuvo en el centro de una controversia nacional, la cual lejos de desanimarlo, lo ha llevado a descubrir de dónde nacen sus fuerzas y quiénes son sus verdaderos amigos. Con él conversamos y lo siguiente fue lo que nos contó sobre el balance que hace al cierre del año.

¿Cómo ha sido este año?

Ha sido muy lindo, porque en lugar de ver lo negativo hemos visto su lado positivo. Para todo hay una prueba, y la que nos ha tocado vivir como familia y en mi caso personal, la hemos llevado de la manera más bonita, riendo y siempre tomando decisiones en familia. Muchos pueden verlo como algo aterrador, pero para nosotros ha sido un año de escudriñar lo que hay en uno y de tener la claridad de con quien se cuenta y con quien no.

¿Encontraron a sus verdaderos amigos en este tiempo?

No los buscamos, fue al revés. Ha sido una confirmación de que la gente que tenemos cerca de nosotros es la idónea. Gracias a Dios no nos hemos equivocado en la escogencia de nuestros amigos.

¿Cómo ha manejado la situación con sus hijos?

Mis hijos han sido más que maduros, son pilares. Creo que la parte más difícil en el caso de Daniel fueron los 2 ó 3 primeros días en la universidad. Después de ahí, igual la gente iba a seguir hablando, pero fue muy normal. Karina recibió más apoyo que nunca. Creo que Gaby (Lépiz) y yo no nos hemos equivocado en su crianza. Les hemos fomentado siempre valores y cuando usted les transmite esa seguridad a sus hijos, ellos nunca agacharán la cabeza.

¿Ha percibido usted alguna reacción en la gente?

Uno no puede hacer nada con los comentarios o la chota que deseen hacer. Dios sabrá cuando será el tiempo para la respuesta adecuada a todo esto. El momento más complejo que vivimos fue en el cumpleaños de “Kari”. Ella invitó a muchas de sus amiguitas y por diferentes comentarios de padres algunas no llegaron. Una vez más, como lo hemos venido haciendo, le vimos lo bueno. Le dijimos a nuestra hija que no nos fijáramos en quien no llegó, sino, en los que estaban ahí con ella.

Cree que de alguna manera las circunstancias vividas este año podrían afectar la imagen que usted forjó como futbolista.

Cuando usted llega de visita a una casa no ve que tengan fotos de los malos recuerdos, están las de los buenos momentos. De igual manera creo que la gente puede tener un recuerdo de Rolando Fonseca. Pero eso sólo el tiempo lo dirá. Las personas decidirán cuál fue su criterio y si se equivocó o no en dar una opinión.

¿Cómo es su día cotidiano?

Normal, como cualquier otro hombre que trabaja nada más.

¿El futbol le dejó fama o también fortuna?

Mi riqueza no la baso en lo material. Está en mis valores y en mi familia, que gracias a Dios tiene salud y está junto a mí. No hay nada que pueda comprar el sueño y yo puedo descansar.

Entonces, ¿no le dejó fortuna?

Más de lo que pensé. Creo que en la historia ningún jugador ha ganado lo que yo gané acá.

Dijo que puede conciliar el sueño, ¿nunca lo abandonó?

No. Puedo dormir porque tengo paz, porque no tengo nada que temer ni nada que ocultar. El dinero te compra una cama pero no el sueño. Soy el mismo que jugó, el empunchado y el que trata de llevar los frijoles a la casa.

¿Cuál es el balance del año?

Vivo a diario. Esa es una enseñanza más, porque no estamos exentos de que en algún momento tengamos una dificultad. No nos afanamos en pensar qué pasará mañana, por eso nos disfrutamos al máximo como familia. Le doy gracias a Dios por permitirme despertar y tener al lado a “Gaby”, por desayunar con mis hijos, llevarlos al colegio y sonreír juntos

¿Qué otra enseñanza le dejó?

Que no todo lo que lees y escuchas es verdad.

Su esposa, asegura, ha sido su bastión

El paso del 2013 no le arrebató su escencia al goleador histórico de la selección, quien asegura que su matrimonio se ha visto fortalecido ante la prueba enfrentada. “Gaby es todo para mí. En el tiempo de prueba, en lo más duro, ella le puso el pecho a las balas a mi lado”, aseguró Rolando.

La pareja no desaprovecha ni un minuto. Y cuando él llega a su hogar se desconecta del exterior. Eso, se lo debe a su esposa.

“La humillación de que ella haya tenido que abrir la puerta (se refiere al allanamiento) y verla luego en un correo electrónico en el que la avergüenzan porque abrió y no la botaron (guarda silencio con tristeza). Ese escudriño al que fue sometida...eso es lo que uno valora. Como hombre me equivoqué muchas veces y le pedí perdón a Dios y a ella. No me voy a cansar de repetir que mi fortaleza son mi esposa, mis hijos y Dios”, explicó muy emotivo el deportista.

Para el exseleccionado, atrás quedaron las jornadas de trabajo en casa. Este año le ha servido para entender que debe aprovechar lo que la vida le dio. Por eso es que una cena, salir a caminar y hasta poner los adornos de Navidad se ha convertido en la prioridad.

Su día no es distinto al de antes. Cumplir con la iglesia y hacer deporte, cualquiera, desde tenis a hasta mejenguear, es lo normal. El futbol local lo sigue poco, solo a la selección nacional le lleva el pulso. Y, no puede evitar que una sonrisa aparezca en su rostro cuando habla del Mundial de Brasil.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Publicidad

Publicidad

Blogs

Publicidad