Publicidad

Fuera de la cancha

Sharolyn Scott caminará al altar

Sharolyn Scott se puso tacones para hablar de boda, dinero y su cuerpo.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Escazú- Restarle unos minutos en tiempo de preparación nos puso a correr detrás de ella. Pero, conforme fue bajando la velocidad tuvimos una imagen más precisa de esta hermosa gacela de piel atezada, que cree en el matrimonio, le gusta la mecánica y el dinero, aunque no le sobra, tampoco le compra la sonrisa. A esa Sharolyn fue a la que pusimos Fuera de Juego, sin tenis y con tacones en mano.

¿Le han roto el corazón?

Sí. Pero yo también lo he hecho alguna vez, jaja.

¿Está enamorada?

Sí. De Oscar Bent Chinchilla. Tenemos dos años y dos meses.

¿Han hablado de matrimonio?

Sí. Estamos pensando en casarnos (dijo riendo).

¿Tierna o apasionada?

Tengo algo de las dos. Creo que ambos son muy necesarios.

Si pudiera retocar algo de su cuerpecito, ¿qué mejoraría?

Me levantaría las “bubis”.

¿Qué le piropean más?

El abdomen (jajaja).

¿Qué haría con un $1 millón?

Un centro deportivo en Limón y comprar mi casa propia.

¿Qué no haría?

Comer carne de culebra. Ni por un millón la pruebo.

¿Cocina algo caribeño?

El rice and beans me queda riquísimo. Pero sólo eso (jajaja).

¿La época más feliz?

Cuando tenía 6 años y vivía en Estrada. Recuerdo que me la pasaba brincando en el potrero, molestando las vacas y subida en los árboles frutales.

¿Qué significa para usted el dinero?

Creo que es necesario, pero no es mi felicidad.

Si no fuera atleta, ¿qué sería?

Mecánica automotriz. Soy buena destruyendo cosas (jajaja).

¿Qué la pone a moverse?

El reggae y las baladas.

“Soy una mujer a la que le gustan los detalles”

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Publicidad

Publicidad

Blogs

Publicidad