Publicidad

Porteros pasan noches sin dormir luego de un fallo

"¡Que me trague la tierra!"

En las gradas suelen recibir ovaciones, pero también son acribillados por los fanáticos de su equipo ante un error.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Los porteros pueden pasar de ser héroes a villanos y viajar del cielo al infierno en cuestión de segundos durante un partido.

En las gradas suelen recibir ovaciones, pero también son acribillados por los fanáticos de su equipo ante un error.

Como si el fútbol por si solo no fuera ingrato con ellos, en ocasiones les quita hasta el sueño.

Saben que pueden ser fusilados a pocos metros de distancia y aún así deben detener el balón como fiel reflejo que "para ser portero hay que estar un poco loco".

Su fallo vale doble. Un gol por su culpa es sinónimo de que la perfección no existe, aunque se les exige el cero en su marco.

Anécdotas en el fútbol nacional

El portero del Club Sport Herediano y seleccionado nacional, Daniel Cambronero, confiesa que "después de un error no puedo dormir, a veces no sé ni dónde meterme. Siento que soy el peor".

Cambronero recuerda que en sus inicios jugando para Puntarenas, "en un centro le gané el balón al experimentado Max Sánchez, pero la bola se me soltó y por ese error perdimos 2-1, fue increíble fallar así, quedé sorprendido".

Otra figura bajo el marco es el exguardameta de la Tricolor en el Mundial de Alemania 2006, José Francisco Porras.

"Porritas" confesó que con el Herediano, en 1991, los florenses perdieron 2-1 ante Puntarenas en el "Lito" Pérez por su culpa.

"En ese momento el entrenador nos había enviado a jugar directo con Javier Wanchope y recibí un remate muy suave, a unos 40 centímetros por arriba de mi cabeza. Salté pensando en sacar y no tenía la bola en las manos, cuando me di cuenta el balón ya estaba adentro", reseñó Porras.

Para Wardy Alfaro, exportero de Alajuelense, Cartaginés y Santos, un buen meta primero tiene que aceptar sus errores.

"El gol más malo que me metieron con Cartaginés fue ante Alajuelense. Juan Gabriel Guzmán quiso centrar, pero el balón fue un remate a marco y me bañó, fue por intentar adivinar un centro", señaló Wardy.

Sin duda ser portero es una profesión de contrastes, cada vez que fallan hay cara de sorpresa de los aficionados, de disgusto del entrenador y de la desgracia de sí mismo. Definitivamente ser portero no cosa de todos.

"Si le anotan, saque pecho"

El exportero del Saprissa y de la Selección Nacional, Erick Lonnis, fue "crucificado" por los aficionados morados en varias ocasiones.

Dos de ellas fueron en 1997 y en el 2003, en el Estadio Rafael Ángel Camacho de Turrialba y en el Ricardo Saprissa, respectivamente.

La primera "metida de patas" fue en el partido ante Turrialba cuando Lonnis no pudo controlar un pase del defensor Mauricio Wright, que parecía bastante sencillo, pero que se le complicó. Al final el balón fue a dar directo a la línea de sentencia.

La segunda fue en un juego contra Guanacasteca, el zaguero Berny Peña, lo sorprendió, y de que forma, con una anotación casi de marco a marco, que en principio fue un rechazo para alejar el peligro.

"Yo calculé mal el pique del balón en el gol que me hizo Berny Peña. Realmente yo nunca vacilé con el tema ni con amigos ni compañeros porque uno, como portero, se siente mal de recibir cualquier gol y más si es uno muy malo", expresó el ex capitán morado.

Aunque el fútbol es de virtud y error a ningún futbolista le gusta fallar, sin importar en la posición en que juegue.

"Yo creo que lo importante es saber que somos seres humanos y que nos podemos equivocar. Siempre es bueno pensar que todos los porteros del mundo se han equivocado miles de veces", añadió el ex guardameta.

Lonnis recordó las palabras del exportero Alejandro González y que espera le sirvan de consejo a los jóvenes de ligas menores del fútbol tico.

"Cuando a usted le metan un gol levántese y saque pecho como si no hubiera pasado nada, nunca demuestre debilidad", aconsejó.

"Me metieron un gol que estará en mi retina"

En el 2003 la Selección Nacional de Costa Rica cayó 2-0 ante México, en el Azteca, en la semifinal de la Copa Oro.

El protagonista: el cancerbero Ricardo González, pues Rafael Márquez a los 18 minutos sorprendió al meta nacional casi desde media cancha.

"Me metieron un gol que siempre estará en mi retina, uno que nunca debió haber sido y me pasó en uno de mis mejores momentos. Tenía dos años seguidos de andar en buen nivel", recordó el "Gallo", quien es consciente que el fútbol da revanchas.

González es enfático en que ama su profesión y que si volviera a nacer también elegiría ser portero.

"Se vive con mucho impacto, porque te van a rematar muy potente de cerca y a veces hay que meter la cara, el pecho y en ocasiones hasta las partes nobles", dijo González.

Para el portero titular del Uruguay de Coronado hay una máxima: un cancerbero debe tener una fortaleza mental muy grande, pues cualquier error puede ser el doble.

Increíble gol a Samudio

"Toda la noche pensé en ese gol", dijo el limonense.

El guardameta de Limón FC, Erick Samudio, aún no puede creer el gol que le anotó el defensor sancarleño Edder Munguío antes de media cancha, el 4 de noviembre, en el Juan Gobán.

Y lo más increíble fue que Munguío le había tirado el balón como "una cortesía".

"Fue una jugada que pasó muy rápida. Lo que más cólera me dio fue que yo observé el balón y pensé en agarrarlo, pero milésimas de segundos después, en última instancia, me quedé como en neutro", indicó Samudio.

El meta caribeño destaca que luego del fallo recibió el apoyo de sus compañeros, especialmente de Delberth Cameron y que una vez finalizado el juego lo embargó un sinsabor.

"Quedé muy insatisfecho. Una vez terminado el partido me senté en el camerino tranquilo, pero pasé toda la noche pensando en cómo pudo ser posible que me sucediera esa jugada y me metieran ese gol", añadió.

El portero de la "Tromba del Caribe" ha tenido una destacada participación en los juegos ante Saprissa y Alajuelense, pero es consciente que el fútbol a veces lo convierte en figura y otras en villano.

Ahora más que nunca Samudio reconoce que "los porteros no pueden pestañear en la cancha".

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Relacionadas

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad

Blogs

Publicidad


Pelé está grave

Infección urinaria tiene al astro en cuidados especiales

Leandro Castán será operado del cerebro

Defensor será operado por una malformación congénita y un edema.

La F1 y su nueva monarca

La pareja de Lewis Hamilton, nuevo campeón mundial, deslumbró en el Gran Premio celebrado en Abu Dhabi.

Higuaín quiere consolar a Zaira

La modelo argentina recién terminó su noviazgo de tres años con el tenista Juan Mónaco. Y el “Pipita” la pretende.

Allen Iverson, la piedra en las tenis de Nike

Exjugador vetó un tributo indirecto hacia él, porque Reebok es su patrocinador.

Las calamidades de David ‘Calamity’ James

David James, quien fuera portero de Inglaterra, está en la quiebra.

Batman versus el Valencia

Para DC Comics, el renovado logo del club ché se parece mucho al del encapotado.

Comida caribeña con sello de Nery Brenes

El velocista y su esposa abrieron un restaurante en Heredia.

Floyd Mayweather vive rodeado de excesos y desnudistas

El boxeador vive jornadas desenfrenadas: jets privados, autos de lujo, nudistas...

Hijo de Pelé está en la cárcel

El exarquero y asistente técnico del Santos fue detenido ayer por la policía de Brasil y enfrenta condena de 33 años.