Publicidad

Futbol nacional

Alajuela se ahogó en cánticos

Aficionados y jugadores demostraron que se encuentran en una misma sintonía. La seguidilla de títulos creó una yunta que jala en la misma vía.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

La ciudad de Alajuela enloqueció en medio de bebidas, pólvora, cánticos y banderas.

La obtención del título número 28 para los liguistas cayó como bálsamo para una fanaticada que no superaba la desazón de no entrar a las semifinales del torneo de Verano 2012. Un sabor amargo que impidió que la madrugada de ayer los aficionados gritaran al calor de un pentacampeonato.

El banderazo de salida se dio a las 12:13 a. m., el autobús de dos plantas que transportaba a los campeones del Invierno 2012, partió de residencial Montenegro para incrustarse en medio de una avalancha de aficionados, que escoltaron el vehículo a lo largo del camino.

Los cánticos no se hicieron esperar. La invitación a saltar por parte de los jugadores alimentó la hoguera que se encendió con la anotación del delantero Álvaro Sánchez pasadas las 10 p. m. del sábado.

De inmediato llegó el "¡hay que saltar, hay que saltar, el que no salta es de Heredia o de Tibás!".

Los saprissistas fueron los dedicados de la noche, en una fiesta que no tenía derechos de admisión. No había ley que castigara incumplir una prohibición.

Familias completas, niños con gorros y bufandas, aficionados en los techos de los automóviles parqueados al lado de la Calle Ancha, sucumbieron ante el estímulo de los jugadores liguistas, quienes sentados a la orilla de la ventana, alimentaban la euforia y regocijo de sus seguidores.

Cervezas iban, cervezas venían. La barra era libre para los fiesteros. Los seguidores decidieron invitar a los que extendieron la alfombra roja para el paso del carnaval improvisado.

Armando Alonso tiene a la afición en el bolsillo. Su pasado morado fue perdonado. Era de los más invitados a tomarse un trago, al mismo tiempo en que cantaba eufórico el "Liga campeón!" y varias notas dirigidas a Tibás.

El autobús en el que viajaban los campeones tardó 40 minutos para recorrer 300 metros y llegar al epicentro de la celebración.

En la iglesia de la Agonía el confeti y la comparsa pusieron la nota alta, la cantidad de aficionados en el lugar provocó que el pasar se tornara aún más despacio.

En el sector del barrio El Carmen la cantidad de aficionados comenzó a mermar, pero no la algarabía que desata un campeonato que los deja a una copa del rival de siempre, a solo un grito.

La fiesta terminó sin inconvenientes. Los seguidores respetaron el anillo de guardianes que rodeaba el bus.

Los Jugadores y aficionados fueron uno solo, convivieron cerca de dos horas y saborearon la victoria en un ambiente festivo y sin contratiempos.


  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad

Blogs

Publicidad


Pelé está grave

Infección urinaria tiene al astro en cuidados especiales

Leandro Castán será operado del cerebro

Defensor será operado por una malformación congénita y un edema.

La F1 y su nueva monarca

La pareja de Lewis Hamilton, nuevo campeón mundial, deslumbró en el Gran Premio celebrado en Abu Dhabi.

Higuaín quiere consolar a Zaira

La modelo argentina recién terminó su noviazgo de tres años con el tenista Juan Mónaco. Y el “Pipita” la pretende.

Allen Iverson, la piedra en las tenis de Nike

Exjugador vetó un tributo indirecto hacia él, porque Reebok es su patrocinador.

Las calamidades de David ‘Calamity’ James

David James, quien fuera portero de Inglaterra, está en la quiebra.

Batman versus el Valencia

Para DC Comics, el renovado logo del club ché se parece mucho al del encapotado.

Comida caribeña con sello de Nery Brenes

El velocista y su esposa abrieron un restaurante en Heredia.

Floyd Mayweather vive rodeado de excesos y desnudistas

El boxeador vive jornadas desenfrenadas: jets privados, autos de lujo, nudistas...

Hijo de Pelé está en la cárcel

El exarquero y asistente técnico del Santos fue detenido ayer por la policía de Brasil y enfrenta condena de 33 años.