Publicidad

Futbol Nacional

Óscar Ramírez pidió calma a sus jugadores en el medio tiempo del juego ante Saprissa

Culpó a la ansiedad, respaldó el juego propio, no anunció cambios en la formación. Tampoco echó mano al regaño.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

“Óscar tiene la costumbre de hablar con cada uno sobre las cosas a corregir. Se nos iba un juego que estaba en la bolsa”, Álvaro Sánchez, delantero de Alajuelense

“Se hizo un buen partido, pero debemos tener cuidado en los cierres, porque se nos fue el juego de las manos”, Ariel Rodríguez, volante de Alajuelense

“El problema que tuvimos fue que queríamos más goles; eso nos pasó la factura. El domingo pasó así”, Kenneth García, volante de Alajuelense

Callados, asimilando el golpe, los manudos regresaron uno a uno al camerino. Nadie pronunció palabra. El técnico Óscar Ramírez, a veces el último en volver, se había adelantado a algunos. Entonces esperó el ingreso de todos. La puerta se cerró por completo. “Calma, muchachos”, les dijo de inmediato.

Con una botella de agua en la mano, como si fuese a necesitarla en cualquier momento para bajar el mal sabor de boca, continuó su mensaje sin sorber ni un trago. “Calma. Hay que llevar la bola de pie a pie”.

No era la primera vez que el técnico echaba mano a la palabra clave: “¡Calma!”. Ya la había gritado a la orilla del terreno, cuando al minuto 39 el morado Michael Barquero anotó el 1 a 2. De poco le sirvió entonces, por más que movió los brazos pidiendo bajar las revoluciones. Solo la llegada del intermedio, cuando el marcador ya estaba en contra, le permitió sacar a su equipo del impacto.

Culpó a la ansiedad, respaldó el juego propio, no anunció cambios en la formación. Tampoco echó mano al regaño.

Siempre ecuánime, sin tomar un trago de agua, señaló errores tácticos: no podían permitir que el rival tomara las segundas bolas al borde del área con la facilidad de Barquero en sus dos goles.

Casi todos escuchaban sentados. De pie, Patrick Pemberton, Alejandro Alpízar y Johnny Acosta, líderes del camerino, se unieron con frases de optimismo. Ramírez reiteró su confianza en jugar como lo hicieron antes de los seis minutos fatales. Así - les aseguró - tendrían el juego bajo control; nada estaba perdido.

“¡Vamos, vamos por el juego!”, gritó el “Machillo”, acompañado por unas palmadas. Ese fue el aliciente del técnico para buscar un repunte que al final casi se convierte en victoria.



  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad

Blogs

Publicidad


Pelé está grave

Infección urinaria tiene al astro en cuidados especiales

Leandro Castán será operado del cerebro

Defensor será operado por una malformación congénita y un edema.

La F1 y su nueva monarca

La pareja de Lewis Hamilton, nuevo campeón mundial, deslumbró en el Gran Premio celebrado en Abu Dhabi.

Higuaín quiere consolar a Zaira

La modelo argentina recién terminó su noviazgo de tres años con el tenista Juan Mónaco. Y el “Pipita” la pretende.

Allen Iverson, la piedra en las tenis de Nike

Exjugador vetó un tributo indirecto hacia él, porque Reebok es su patrocinador.

Las calamidades de David ‘Calamity’ James

David James, quien fuera portero de Inglaterra, está en la quiebra.

Batman versus el Valencia

Para DC Comics, el renovado logo del club ché se parece mucho al del encapotado.

Comida caribeña con sello de Nery Brenes

El velocista y su esposa abrieron un restaurante en Heredia.

Floyd Mayweather vive rodeado de excesos y desnudistas

El boxeador vive jornadas desenfrenadas: jets privados, autos de lujo, nudistas...

Hijo de Pelé está en la cárcel

El exarquero y asistente técnico del Santos fue detenido ayer por la policía de Brasil y enfrenta condena de 33 años.