Publicidad

Porfirio López (izquierda) fue uno de los jugadores más afectados por la bronca en el Morera Soto.

Publicidad