Publicidad

Víctor Bolivar ataja uno de los remates peligrosos de los manudos. Foto: Carlos Borbón

Publicidad