Publicidad

La acción inolvidable. Oviedo remata un penal de rabona para anotar el gol que atesorará por siempre, el de su despedida del futbol profesional.

Publicidad