Publicidad

Futbol nacional

La afición del Cartaginés quedó reprobada

Fanáticos lanzaron insultos racistas a Francis y ofendieron la memoria del padre de José Sánchez.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Nuevamente las acciones desde las gradas del “Fello” Meza dejan mucho que desear. Algunos aficionados blanquiazules del sector de sol, la emprendieron contra el florense Waylon Francis lanzando insultos racistas que obligaron al réferi, Johnny Quirós, a parar el partido unos segundos mientras hablaba con el comisario de la Unafut y la delegada del partido.

No es la primera vez que algunos fanáticos brumosos hacen esto con el lateral herediano.

Y es que incluso desde el palco de prensa, un aficionado infiltrado en ese sector se dedicó a hacer sonidos que imitaban a un mono cada vez que Francis, Dave Myrie o Verny Scott tomaban la pelota.

Todo ocurrió detrás de donde se coloca el cuarto árbitro y los comisarios del partido.

“Con lo de Waylon aquí siempre es lo mismo. Si los árbitros no paran los partidos de una vez por todas, esto va a seguir pasando”, aseguró el volante florense Esteban Granados, pidiendo a la Unafut que actúe con mano dura en este tipo de situaciones, sancionando a los aficionados que lancen insultos racistas.

Se terminó de empañar

Pero no solo por eso reprobó la afición del Cartaginés. Al final del duelo alguien la emprendió con el jugador José Sánchez y la memoria de su padre, fallecido hace algunos años al sufrir un paro cardiorrespiratorio en el estadio Ecológico.

Sánchez tuvo que ser detenido por un oficial de seguridad privada pues estaba muy alterado. Incluso, tuvieron que llegar algunos de sus compañeros para tratar de calmarlo y llevarlo al camerino, mientras en la grada los aficionados se marcharon como si nada.

“Es triste porque todos saben lo que pasó con el papá de él y que haya una persona que se meta con él es difícil de controlarlo”, mencionó Granados, indicando que en el camerino su compañero lloró por lo ocurrido.

Ahora los brumosos se exponen a una sanción de parte del Comité Disciplinario de Unafut.

Granados: ‘Ya no salgo a caminar a Cartago’

Esteban Granados fue blanco de insultos durante el partido de su ex equipo Cartaginés ante el Herediano. El volante, quien vive en Quircot de Cartago, dice que fuera de la cancha le va mal con la afición.

“Ya es mucha gente que se mete conmigo, me rayan el carro, le hacen algo a las ventanas de mi casa, ya es mucho”, dice el jugador, quien afirma que ya no sale a caminar como antes por las calles de la provincia.

“No sé que es la necedad del aficionado de Cartago de tratarme mal, pero eso pasó. Ya aquí ni camino en las calles por lo mismo”, dijo Granados quien piensa en irse a vivir a Heredia.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad

Blogs

Publicidad


Pelé está grave

Infección urinaria tiene al astro en cuidados especiales

Leandro Castán será operado del cerebro

Defensor será operado por una malformación congénita y un edema.

La F1 y su nueva monarca

La pareja de Lewis Hamilton, nuevo campeón mundial, deslumbró en el Gran Premio celebrado en Abu Dhabi.

Higuaín quiere consolar a Zaira

La modelo argentina recién terminó su noviazgo de tres años con el tenista Juan Mónaco. Y el “Pipita” la pretende.

Allen Iverson, la piedra en las tenis de Nike

Exjugador vetó un tributo indirecto hacia él, porque Reebok es su patrocinador.

Las calamidades de David ‘Calamity’ James

David James, quien fuera portero de Inglaterra, está en la quiebra.

Batman versus el Valencia

Para DC Comics, el renovado logo del club ché se parece mucho al del encapotado.

Comida caribeña con sello de Nery Brenes

El velocista y su esposa abrieron un restaurante en Heredia.

Floyd Mayweather vive rodeado de excesos y desnudistas

El boxeador vive jornadas desenfrenadas: jets privados, autos de lujo, nudistas...

Hijo de Pelé está en la cárcel

El exarquero y asistente técnico del Santos fue detenido ayer por la policía de Brasil y enfrenta condena de 33 años.