Publicidad

Futbol nacional

Futbolistas del Cartaginés afirman que morirán en la cancha

Brumosos afirman que dejarán hasta la sangre en el campo para salir campeones.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

En el Cartaginés quieren salir campeones a toda costa y por eso los brumosos aseguran estar dispuestos a “morir” en la cancha para darle un título a su afición.

Los blanquiazules tienen más cerca que nunca la posibilidad de acabar con 73 años de sequía y advierten que no se guardarán nada en el juego de mañana.

“En una final hay que darlo todo, hasta la última gota de sudor y si hay que dar sangre, hay que hacerlo”, indicó Paolo Jiménez.

La consigna es más fuerte entre los jugadores que nacieron futbolísticamente en el equipo de la Vieja Metrópoli, ya que reconocen que han soñado con este momento desde que debutaron.

“Vamos a morirnos en la cancha para ver si podemos dar ese paso y romper esa racha de tantos años sin un campeonato en este club. Queremos hacer historia, dejar huella acá y tenemos que aprovechar está oportunidad porque dependemos de nosotros mismos”, dijo Danny Fonseca.

El momento es el más apropiado, según el técnico Javier Delgado, pero no pueden confiarse ni dar ningún balón por perdido.

“Todos tenemos que sentir que estamos a un paso de lograr algo que mucha gente ha buscado y ha soñado. La intensión nuestra es hacer lo humanamente posible y hasta lo imposible por alcanzar ese sueño”, dijo el “Sheriff”.

Entrega, la diferencia

El deseo de alcanzar un cetro y hacer historia puede marcar diferencia en el terreno de juego, según el sentir de los brumosos.

En Cartaginés no esconden que la garra los impulsa a dar un extra en el partido.

“No solo es el hecho de hacer historia, sino es por lo que significa hacerlo en este equipo y eso pesa y lo lleva a uno a dar algo más en la cancha”, manifestó el guardameta Wardy Alfaro.

La motivación se palpa en el rostro de cada jugador brumoso que no duda en ratificar su compromiso por dar hasta la sangre por salir campeones de Heredia.

Posible llenazo en el “Fello” Meza mañana

La iniciativa de reunirse en el “Fello” Meza mañana para ver el juego de vuelta de la final atrajo a los aficionados del Cartaginés.

Los conciertos previo al compromiso y las actividades de los patrocinadores motivaron para que ayer, a las 5 p. m., los brumosos reportaran un total de 3.000 entradas vendidas.

Esa cifra hace prever un llenazo, ante el fervor que se vive en la Vieja Metrópoli.

Un hecho poco común, pero que daría la posibilidad de tener dos estadios a reventar para observar el desenlace del torneo.

Cartaginés puso a la venta 7.000 tiquetes. El resto de boletos se podrán comprar en el estadio desde hoy al mediodía.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad

Blogs

Publicidad


Pelé está grave

Infección urinaria tiene al astro en cuidados especiales

Leandro Castán será operado del cerebro

Defensor será operado por una malformación congénita y un edema.

La F1 y su nueva monarca

La pareja de Lewis Hamilton, nuevo campeón mundial, deslumbró en el Gran Premio celebrado en Abu Dhabi.

Higuaín quiere consolar a Zaira

La modelo argentina recién terminó su noviazgo de tres años con el tenista Juan Mónaco. Y el “Pipita” la pretende.

Allen Iverson, la piedra en las tenis de Nike

Exjugador vetó un tributo indirecto hacia él, porque Reebok es su patrocinador.

Las calamidades de David ‘Calamity’ James

David James, quien fuera portero de Inglaterra, está en la quiebra.

Batman versus el Valencia

Para DC Comics, el renovado logo del club ché se parece mucho al del encapotado.

Comida caribeña con sello de Nery Brenes

El velocista y su esposa abrieron un restaurante en Heredia.

Floyd Mayweather vive rodeado de excesos y desnudistas

El boxeador vive jornadas desenfrenadas: jets privados, autos de lujo, nudistas...

Hijo de Pelé está en la cárcel

El exarquero y asistente técnico del Santos fue detenido ayer por la policía de Brasil y enfrenta condena de 33 años.