Publicidad

Gabriel Badilla encara al árbitro Henry Bejarano durante el juego entre Cartaginés y Saprissa. Atento está Randall Brenes.

Publicidad