Publicidad

Cartaginés

Luis Torres: ‘Puedo andar en la calle sin agachar la cabeza’

El guardameta brumoso reconoce que vive horas difíciles tras el error que le permitió a la Liga ganar, pero dice que no se echa a morir por lo que sucedió.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

“No es cualquiera el que se pone un par de guantes, porque este puesto es de valientes”

Luis Torres está agobiado y su tono de voz delata el dolor que siente por cometer un error que le costó el partido al Cartaginés ante la Liga. No obstante, el portero está seguro de su capacidad y tiene deseos de revancha, por lo que no se echa a morir por lo sucedido.

¿Qué pasó en esa jugada?

La verdad no vi a Allen Guevara. Me pareció que Pablo Herrera estaba solo e intenté jugar con él porque estaba fresco y pretendía montar un contragolpe, pero son malas decisiones que uno toma en instantes.

¿Qué pasó por su cabeza luego del gol de Guevara?

Lo primero fue el dolor mío y de mis compañeros, además, de mi familia. Mi señora y mi hijo estaban en el estadio y todo eso se le viene a la cabeza a uno porque es un momento muy difícil.

¿Pudo dormir?

Es difícil. Prácticamente no dormí por la forma en la que pasaron las cosas. Todos cometemos errores, es una mala decisión que uno toma, pero creo que no va a ser la primera ni la última.

¿Se siente frustrado?

Lo que más me dolió fue ver como se caía todo el trabajo de mis compañeros, verles la cara de dolor y frustración. Al final a uno le queda un sinsabor porque creo que había hecho un buen partido, sin embargo, el trabajo de portero es de valientes.

¿Cómo reacciona ante las críticas por lo sucedido?

Sé que se me han criticado porque muchas veces el dolor de unos es el gozo de otros; yo lo entiendo y nadie me va a hacer dudar de mis capacidades. El torneo pasado tuve un gran desempeño, así que seguiré luchando por ver a mi equipo en las semifinales.

¿La afición le ha recriminado el error que cometió?

En lo absoluto. Todos mis amigos me han enviado mensajes de apoyo y me han tratado bien, al igual que la afición. Me han hecho llegar imágenes y palabras de aliento. Estoy muy agradecido.

¿Cómo vivió el día después de lo sucedido ante la Liga?

Es un día nuevo, en el cual puedo andar en la calle sin agachar la cabeza porque no le debo nada a nadie. Hay que seguir adelante, no me voy a echar a morir por lo que pasó. Todos en algún momento fallamos y ahora me tocó a mí.

¿Buscará revancha?

Uno siempre quiere enmendar el error lo más rápido posible, pero hay que tener calma. En algún momento se me va a dar y si me toca quedar en la banca el domingo, voy a respetar esa decisión. Lo importante es que todos mis compañeros me respaldaron.



  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad

Blogs

Publicidad


Pelé está grave

Infección urinaria tiene al astro en cuidados especiales

Leandro Castán será operado del cerebro

Defensor será operado por una malformación congénita y un edema.

La F1 y su nueva monarca

La pareja de Lewis Hamilton, nuevo campeón mundial, deslumbró en el Gran Premio celebrado en Abu Dhabi.

Higuaín quiere consolar a Zaira

La modelo argentina recién terminó su noviazgo de tres años con el tenista Juan Mónaco. Y el “Pipita” la pretende.

Allen Iverson, la piedra en las tenis de Nike

Exjugador vetó un tributo indirecto hacia él, porque Reebok es su patrocinador.

Las calamidades de David ‘Calamity’ James

David James, quien fuera portero de Inglaterra, está en la quiebra.

Batman versus el Valencia

Para DC Comics, el renovado logo del club ché se parece mucho al del encapotado.

Comida caribeña con sello de Nery Brenes

El velocista y su esposa abrieron un restaurante en Heredia.

Floyd Mayweather vive rodeado de excesos y desnudistas

El boxeador vive jornadas desenfrenadas: jets privados, autos de lujo, nudistas...

Hijo de Pelé está en la cárcel

El exarquero y asistente técnico del Santos fue detenido ayer por la policía de Brasil y enfrenta condena de 33 años.