Publicidad

Hernández en plena disputa del balón con Roy Myrie.

Publicidad