Publicidad

Alexander Robinson estuvo con un pie afuera de Saprissa, pero hoy es figura

“Nunca me sentí derrotado”

Pone por encima de su debut, los dos tantos que le marcó a la Liga en el Clásico

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

FOTO: Meylin Aguilera

"Anotar en un clásico y doble sabe demasiado, fue una alegría enorme, me sentí con confianza para ir al frente y aportarle al equipo, he tomado seguridad, estoy agradecido con la afición".

Hace cuatro meses, su nombre no aparecía en la lista del técnico uruguayo Daniel Casas.

Previo al inicio del torneo, el timonel morado lo valoró como uno de los jugadores posibles a abandonar el club pues en ese momento no entraba en sus planes. Sin embargo, a base de entrega y sacrificio en los entrenamientos, el defensor saprissista Alexánder Robinson, pasó de estar con un pie afuera de la "S" a ser uno de los hombres claves y figura en este cierre de certamen.

Sus dos goles en el clásico ante Alajuelense del pasado domingo, los coloca en un pedestal de oro. Tanto que en orden de importancia los pone por encima de su debut. "Son los tantos más importantes de mi carrera", afirmó.

Luego de atravesar situaciones adversas (estuvo cerca de quedar cuadrapléjico en 2010 debido a un accidente de tránsito), el zaguero toma este momento con calma y asegura que su familia y su novia han sido el soporte para mantenerse en el club. "Mi novia siempre me ha apoyado, estuve casi afuera, pero nunca me sentí por derrotado, digo presente hoy en Saprissa. Sabía que tenía que demostrar que yo podía estar acá y con constancia y sacrificio me he ganado un puesto en el equipo", dijo.

"Estuve un año y cinco meses fuera, eso me afectó el ritmo que traía, soy un jugador al que le han costado las cosas, por eso anotar en el clásico fue un desahogo grande para mí", confesó Robinson quien se ganó la titularidad en el "Monstruo" desde la fecha 11 cuando la "S" visitó Limón.

"La felicidad es increíble"

Las dos anotaciones que le encajó a la Liga en el Morera Soto, sin duda quedarán en la memoria del defensor de 23 años.

"La felicidad es increíble, anotar en un clásico y doble sabe demasiado para mí, fue una alegría enorme, me sentí con confianza para ir al frente y aportarle al equipo. He tomado seguridad, estoy agradecido con la afición por el apoyo que me ha dado", afirmó el tibaseño, quien tiene clara su meta: volver a brillar en Saprissa como en el 2008 (cuando debutó y fue campeón) y ser tomado en cuenta en la Selección Nacional.

Fotografía: Meylin Aguilera

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Demostró el Real Madrid que está para pelear la Liga con la goleada 2-8 ante el Deportivo?

Ver resultados

Publicidad

Blogs

Publicidad


Golpe al machismo en el golf

El club de golf Saint Andrews admitirá que haya mujeres por primera vez en los 260 años de esa legendaria institución.

Esposa de James Rodríguez jugará por el puro gusto

Daniela Ospina será parte de un equipo de voleibol de playa. Ella no cobrará por jugar.

De la gimnasia a la política

Una bella campeona olímpica dirigirá un imperio mediático ruso afín a su querido Vladimir Putin.

Jonás Gutiérrez lucha contra el cáncer

El argentino confesó que desde hace año y medio acude a quimioterapias.

Un amor con 50 años de diferencia

La exconejita Katherine Fontenele de 23 años, sale con el futuro presidente brasileño de futbol, de 73.

Owen Solís es todo un luchador

Exfutbolista de la UCR desarrolla, junto a su esposa y hermano, una microempresa de comidas caribeñas en San José.

La traviesa vecinita

Cristina Portero intimidó al basquetbolista Sergio Llull, en la más reciente edición de la revista FHM.

La reina del fitness

Michelle Lewin es una modelo fisicoculturista que se ha convertido en toda una sensación en Twitter e Instagram.

Siguen los problemas para Ray Rice

Luego de negar que sabía lo de la agresión de Ray Rice a su esposa, Roger Goodell, el comisionado de la NFL, deberá responder a nuevas preguntas.

Los diputados más hinchas de la Asamblea Legislativa

El morado más envenenado y el manudo de hueso colorado se llevan pique.