Publicidad

Gabriel  Badilla,  uno de los pocos morados  curtidos en finales,  saludó a la afición el domingotras lograr el boleto a la semifinal./Foto: Carlos Borbón

Publicidad