Publicidad

El defensor Gabriel Badilla antes de abordar el bus que transportó al equipo morado al Estadio Nacional para el clásico.

Publicidad