Publicidad

Los buenos resultados serán la fórmula para que los aficionados dejen de meterse con el cuerpo técnico. Aquí un aficionado le grita a Randall Row y a Rónald González el pasado 15 de enero en el juego ante la UCR. | /FOTO: JORGE NAVARRO

Publicidad