Publicidad

Clásico

Saprissa y la Liga protagonizarán un juego de alto voltaje

Tres puntos, pasión, rivalidad, orgullo y tensión: los ingredientes del clásico.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Dos camisetas históricas pintadas de colores que encienden pasión... Saprissa y la Liga, dos equipos antagónicos por naturaleza, movidos por aficiones exigentes y orgullosas.

Un clásico que no pierde brillo, con los mismos tres puntos, pero movido por intereses diferentes. Saprissa y Alajuelense vuelven al clásico animados por situaciones tan distintas como la identidad de cada uno.

Un choque en el que ninguno tendrá permiso para equivocarse porque al día siguiente lo lamentarán los jugadores, sus directivos y sobre todo, su afición.

Si la “S” gana, no sólo pisoteará el orgullo de su principal enemigo, sino que lo pondrá al borde del barranco.

Le pegará tal golpe al “león” que lo dejará tendido casi sin fuerzas para volver a ser aquel “rey” dominante del torneo local.

Por el contrario, si la Liga saca la victoria, abofeteará la moral de un equipo saprissista deseoso de colgarse una medalla en el pecho. Y le recordará que no por casualidad es el campeón.

Más que un simple juego

Desde antaño se maneja la frase de que hay un antes y un después de los clásicos. Si bien, el de hoy no es un partido que ponga en peligro la cabeza de los entrenadores, ellos en sus adentros saben muy bien todo lo que se juegan.

Rónald González no solo querrá ganar su primer clásico, sino quitar el tapón de la presión de un equipo que daba señales de regularidad, recayó, y volvió al camino correcto.

Sin pesos pesados como Douglas Sequeira, José Carlos Cancela y Cristian Lagos (serán suplentes), la “S” depositará en sangre joven la tarea de propinar una estocada mortal.

En Alajuelense la historia no difiere en nada a la de su rival. Manuel Keosseián buscará darle la estabilidad a una Liga que acostumbró a su gente a ver un equipo arrollador, pero, de un tiempo para acá se volvió coleccionista de traspiés impensados.

La última caída por 1 a 4 en Pérez Zeledón así lo retrata. En el plano individual, hay actores que tienen su historia aparte.

Al morado Diego Estrada le llegó la oportunidad de borrar el pasaje oscuro que él mismo interpretó cuando visitó Alajuela en el choque de febrero anterior.

En tanto, el liguista Christopher Meneses saldrá a la cancha luego de una semana movida por apelaciones y misiles entre dirigencias. Su tarea será demostrar que la pugna valió la pena.

Los ojos estarán sobre ellos y encima del resto porque en un clásico todo lo que se mueva genera atención absoluta.

Tarde de futbol, habrá pasión, rivalidad, orgullo, tensión, dos equipos antagónicos movidos por una energía solo comparable con el alto voltaje.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Relacionadas

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad

Blogs

Publicidad


Pelé está grave

Infección urinaria tiene al astro en cuidados especiales

Leandro Castán será operado del cerebro

Defensor será operado por una malformación congénita y un edema.

La F1 y su nueva monarca

La pareja de Lewis Hamilton, nuevo campeón mundial, deslumbró en el Gran Premio celebrado en Abu Dhabi.

Higuaín quiere consolar a Zaira

La modelo argentina recién terminó su noviazgo de tres años con el tenista Juan Mónaco. Y el “Pipita” la pretende.

Allen Iverson, la piedra en las tenis de Nike

Exjugador vetó un tributo indirecto hacia él, porque Reebok es su patrocinador.

Las calamidades de David ‘Calamity’ James

David James, quien fuera portero de Inglaterra, está en la quiebra.

Batman versus el Valencia

Para DC Comics, el renovado logo del club ché se parece mucho al del encapotado.

Comida caribeña con sello de Nery Brenes

El velocista y su esposa abrieron un restaurante en Heredia.

Floyd Mayweather vive rodeado de excesos y desnudistas

El boxeador vive jornadas desenfrenadas: jets privados, autos de lujo, nudistas...

Hijo de Pelé está en la cárcel

El exarquero y asistente técnico del Santos fue detenido ayer por la policía de Brasil y enfrenta condena de 33 años.