Publicidad

Saucedo festejó sus dos goles de anoche ante Uruguay como suele hacerlo:  hincado elevando sus manos al cielo.

Publicidad