Publicidad

 Así lucía ayer por la tarde la gramilla del Estadio Ricardo Saprissa. Las fuertes lluvias provocaron  pozos en el césped y que el corcho flotara. La imagen habla por sí sola.

Publicidad