Publicidad

Los saltos en la tribuna sur provocan vibraciones que  mueven el piso bajo las gradas. En el clásico la afición no paró de saltar./Foto: Carlos González

Publicidad