Publicidad

La cara de Campbell lo dijo todo. El cansancio fue total en el partido contra los griegos en Recife.

Publicidad