Publicidad

Mundial Brasil 2014

Costa Rica: gallardía, orgullo y coraje

La Tricolor hizo un esfuerzo impresionante al jugar con un futbolista menos durante 55 minutos. Ahora está en cuartos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Recife, Brasil

Un día había que desempolvar el manual del sufrimiento, en el que el corazón termina en la mano y la angustia carcome las entrañas.

Un día había que revivir aquellos juegos que se llevan al límite del infarto y parecen interminables hasta que el juez toma la pelota y acaba la faena.

Un día había que volver a sentir l as manos frías en la ruleta de los penales, la vía más extrema posible para resolver un partido.

Un día había que expulsar el grito del gol con todas las fuerzas posibles, abrazarse con quien fuera fuera y sentir de nuevo el orgullo de haber nacido en Costa Rica.

Todo gracias a una Sele que entregó en la cancha hasta la última gota de sudor posible, luchó en la adversidad y sacudió todos los cimientos del Mundial.

El equipo de Jorge Luis Pinto demostró que no solo en las maduras hay felicidad sino que cuando el panorama se oscurece también hay hombría para sacar la casta.

Para la Tricolor no fue sencillo jugar 54 minutos con un hombre menos, aguantar las embestidas griegas y contraatacar con las piernas pesadas por el esfuerzo.

Lo vivido ayer con la Sele fue como subirse a una gigantesca montaña rusa.

El gol de Bryan Ruiz fue lo más parecido a estar en la cumbre, pero la expulsión de Óscar Duarte y el empate al minuto 90 de los griegos representó el vacío del súbito bajonazo.

Sin embargo, el éxtasis de ver a Keylor Navas estirándose para tapar un penal puso todo de nuevo en el punto más alto.

Hombría y coraje

El equipo patrio tuvo los arrestos para reponerse de aquella puñalada en el corazón cuando parecía que el boleto a cuartos estaba amarrado.

Lo hizo porque Keylor Navas blindó de acero su arco, porque la defensa se multiplicó al máximo para ganar la batalla, porque Celso no perdió combustible y porque Joel, con el peso del esfuerzo encima, picó una y otra vez para inquietar a los “dioses” griegos.

¿Vale la pena sufrir así?

Sí, en especial cuando la historia se escribe con gallardía, coraje, valentía y sobre todo con orgullo. Todos elementos que acompañaron a los francotiradores que asumieron el reto de lanzar los penales y concretarlos todos.

Celso, Bryan, González, Campbell y Umaña dieron un ejemplo de convicción y seguridad en momentos de apremio.

Valió la pena el sufrimiento, el sudor en las manos, la angustia extrema y el suspenso desde el manchón blanco.

Hoy el mundo entero habla de Costa Rica por un grupo de jugadores que llegaron al país del futbol a escribir sus nombres en la inmortalidad.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad

Blogs

Publicidad


Pelé está grave

Infección urinaria tiene al astro en cuidados especiales

Leandro Castán será operado del cerebro

Defensor será operado por una malformación congénita y un edema.

La F1 y su nueva monarca

La pareja de Lewis Hamilton, nuevo campeón mundial, deslumbró en el Gran Premio celebrado en Abu Dhabi.

Higuaín quiere consolar a Zaira

La modelo argentina recién terminó su noviazgo de tres años con el tenista Juan Mónaco. Y el “Pipita” la pretende.

Allen Iverson, la piedra en las tenis de Nike

Exjugador vetó un tributo indirecto hacia él, porque Reebok es su patrocinador.

Las calamidades de David ‘Calamity’ James

David James, quien fuera portero de Inglaterra, está en la quiebra.

Batman versus el Valencia

Para DC Comics, el renovado logo del club ché se parece mucho al del encapotado.

Comida caribeña con sello de Nery Brenes

El velocista y su esposa abrieron un restaurante en Heredia.

Floyd Mayweather vive rodeado de excesos y desnudistas

El boxeador vive jornadas desenfrenadas: jets privados, autos de lujo, nudistas...

Hijo de Pelé está en la cárcel

El exarquero y asistente técnico del Santos fue detenido ayer por la policía de Brasil y enfrenta condena de 33 años.