Publicidad

Selección Nacional

Partido de la Selección de Costa Rica ante Paraguay podría variar de sede

Diferencia entre la Junta Administradora del Estadio Nacional y la Federación Costarricense de Futbol en el tema de las vallas publicitarias impediría la realización del partido en el escenario de La Sabana.

El juego amistoso de la Selección Nacional ante Paraguay, que se celebrará el próximo miércoles 5 de marzo, podría cambiar de sede debido a un conflicto entre la administración del Estadio Nacional y la Federación Costarricense de Fútbol (Fedefútbol).

La diferencia surge porque la Fedefutbol reclama que la Junta Administradora del inmueble puso a disposición de otras casas comerciales los espacios que por convenio están reservados para el ente que regula el balompié nacional.

Según Manuel Muñoz Alemán, director de comunicación de la Fedefutbol, la noche de este miércoles el Comité Ejecutivo tiene reunión ordinaria y estaría evaluando las opciones ante tal medida, la cual consideró arbitraría.

"Nosotros arrendamos el estadio, nos encargamos de vender las vallas mediante nuestro departamento de mercadeo y tenemos contrato con nuestros patrocinadores para que tengan sus respectivas vallas. Como arrendatarios, lo alquilamos con todo", explicó Muñoz, quien recordó que l a Fedefutbol paga además un 10% de la taquilla de los encuentros de la Selección.

Por su parte, Edgar Barrantes, gerente de la administración del inmueble, afirmó que el espacio en disputa está vendido permanentemente, sea para quien sea que utilice el Estadio Nacional.

"Nosotros vendimos publicidad dentro del Estadio Nacional. Tenemos dos patrocinadores, pero no para este partido, sino que es fijo para todas las actividades que se realicen en el Estadio Nacional, incluye Fedefutbol y cualquier otra entidad", mencionó.

Sobre el reclamo de la Federación, aseguró que los mismos términos aplicaron para los últimos dos partidos eliminatorios en casa, contra Estados Unidos y México, en setiembre y octubre del año anterior, respectivamente.

"Yo tuve una conversación con Eduardo Li ahora y él me hizo saber su posición de que ellos no estaban de acuerdo", dijo Barrantes. "Esto es una lastima pues ellos sabían que esto era así, ya que se hizo con consentimiento de ellos".

Barrantes explicó que en los últimos dos contratos -a partir del juego ante Estados Unidos- se incluyó una cláusula que establece que se debe respetar la publicidad que hay en el estadio.

"Nosotros, en función de eso, firmamos un contrato con un patrocinador y ahora no podemos -solo porque ellos cambian de criterio- desmerecer el contrato que tenemos", insistió Barrantes.

Por su parte, la decisión de la Federación estaría tomada a más tardar el próximo miércoles, aseguró Múñoz, de la Fedefutbol.

Relacionadas

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad

Blogs

Publicidad


Pelé está grave

Infección urinaria tiene al astro en cuidados especiales

Leandro Castán será operado del cerebro

Defensor será operado por una malformación congénita y un edema.

La F1 y su nueva monarca

La pareja de Lewis Hamilton, nuevo campeón mundial, deslumbró en el Gran Premio celebrado en Abu Dhabi.

Higuaín quiere consolar a Zaira

La modelo argentina recién terminó su noviazgo de tres años con el tenista Juan Mónaco. Y el “Pipita” la pretende.

Allen Iverson, la piedra en las tenis de Nike

Exjugador vetó un tributo indirecto hacia él, porque Reebok es su patrocinador.

Las calamidades de David ‘Calamity’ James

David James, quien fuera portero de Inglaterra, está en la quiebra.

Batman versus el Valencia

Para DC Comics, el renovado logo del club ché se parece mucho al del encapotado.

Comida caribeña con sello de Nery Brenes

El velocista y su esposa abrieron un restaurante en Heredia.

Floyd Mayweather vive rodeado de excesos y desnudistas

El boxeador vive jornadas desenfrenadas: jets privados, autos de lujo, nudistas...

Hijo de Pelé está en la cárcel

El exarquero y asistente técnico del Santos fue detenido ayer por la policía de Brasil y enfrenta condena de 33 años.