Publicidad

 Roy Miller (izq.), Michael Umaña (centro) y Michael Barrantes (der.) debieron tranquilizar a los miles de aficionados, quienes les pedían con locura un autógrafo.

Publicidad