Publicidad

Selección

El amargo día de Jorge Luis Pinto

Técnico vivió una jornada de sobresaltos: un almuerzo intranquilo y una tarde de llanto por la lesión de Saborío.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

FOTO: /Foto: John Durán

El teléfono de Jorge Luis Pinto sonó, la llamada era de Alejandro Ramírez, médico de la Tricolor. La noticia no era halagadora, el doctor le comunicaba que el delantero no irá al Mundial.

El estratega siguió su camino junto a Paulo Wanchope, Luis Marín, Gabelo Conejo y algunos federativos rumbo a la casa de la Embajadora de Brasil, María Dulce, donde almorzarían.

Aquella zozobra había empezado en la mañana cuando Saborío se lesionó en la práctica.

Tras darle un diagnóstico, el galeno le dijo que tocaba esperar los resultados de las pruebas médicas. Pinto no expresó nada. Se quedó serio y pensativo.

Después la angustia fue evidente el resto del trayecto.

La noticia corrió como pólvora, Saborío estaba afuera del Mundial, la prensa ya lo sabía y esperaba reacciones del estratega en la casa de la embajadora.

Allí, frente a los anfitriones, no se hizo un comentario de la “mala nueva”. Los invitados degustaron cada platillo, pusieron atención a cada explicación de la señora y escucharon el anhelo, más por educación que por otra cosa, de la diplomática: “He soñado que la final sea Brasil – Costa Rica”, dijo ella para animar la cita.

La actividad transcurrió con normalidad, salvo dos veces que Pinto abandonó la mesa para llamar por teléfono.

Luego, el timonel probó los postres, entregó un presente y posó para la foto oficial. “Erick, Marín”, decía y movía su cabeza para apurar a sus colaboradores.

Al salir, la prensa lo abordó. ¿Qué sabe del parte médico?

“Vamos a evaluarlo, a las tres hay conferencia y daremos el parte oficial”, indicó con prisa.

El estratega atendió sin dejar de caminar, apuró el paso y se montó el vehículo de la Fedefutbol de vuelta al Proyecto Gol donde la noticia sería oficializada.

Micrófono en mano, Pinto no aguantó el dolor, se le quebró la voz, saltaron lágrimas y dejó en evidencia su humanidad.

“Nos duele por él, es un hombre extraordinario”, dijo.

Quizás no fue su primer llanto.

Antes de eso, tuvo su momento de privacidad con Álvaro. Allí, como tantas veces, fue un amigo, casi un padre.

Si una lágrima se le salió ante las cámaras, un río, imaginamos, cuando habló con el delantero.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Relacionadas

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad

Blogs

Publicidad


Pelé está grave

Infección urinaria tiene al astro en cuidados especiales

Leandro Castán será operado del cerebro

Defensor será operado por una malformación congénita y un edema.

La F1 y su nueva monarca

La pareja de Lewis Hamilton, nuevo campeón mundial, deslumbró en el Gran Premio celebrado en Abu Dhabi.

Higuaín quiere consolar a Zaira

La modelo argentina recién terminó su noviazgo de tres años con el tenista Juan Mónaco. Y el “Pipita” la pretende.

Allen Iverson, la piedra en las tenis de Nike

Exjugador vetó un tributo indirecto hacia él, porque Reebok es su patrocinador.

Las calamidades de David ‘Calamity’ James

David James, quien fuera portero de Inglaterra, está en la quiebra.

Batman versus el Valencia

Para DC Comics, el renovado logo del club ché se parece mucho al del encapotado.

Comida caribeña con sello de Nery Brenes

El velocista y su esposa abrieron un restaurante en Heredia.

Floyd Mayweather vive rodeado de excesos y desnudistas

El boxeador vive jornadas desenfrenadas: jets privados, autos de lujo, nudistas...

Hijo de Pelé está en la cárcel

El exarquero y asistente técnico del Santos fue detenido ayer por la policía de Brasil y enfrenta condena de 33 años.