Publicidad

Selección Nacional

La euforía por un autógrafo de los seleccionados se vuelve incontrolable

Campbell, Barrantes, Miller y Umaña salieron escoltados de Multiplaza, debido a la gran cantidad de personas que los asedió.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

FOTO: /Foto: Meylin Aguilera.

Curridabat

En la sesión de autógrafos no estaban Messi, Neymar ni Cristiano Ronaldo, pero sí cuatro héroes que volvieron loca a toda Costa Rica.

Los jugadores Joel Campbell, Michael Barrantes, Roy Miller y Michael Umaña pusieron de cabeza ayer el centro comercial Multiplaza del Este Curridabat.

El espacio para firmas y fotos de los seleccionados con la afición, programado entre la 1 p. m. y las 3 p. m. dentro de la Tienda Nike, se salió completamente de control y los cuatro futbolistas debieron salir del lugar -hasta las 5 p. m.- escoltados por la Fuerza Pública.

Las cerca de dos mil personas que abarrotaron el mall para conocer y estar cerca de sus ídolos rodearon la tienda Nike a tal punto que los nacionales se vieron obligados a ocultarse por un lapso de dos horas dentro de uno de los baños del establecimiento y fingir que ya se habían retirado.

“Les agradecemos a todos por venir, lamentablemente ya nos tenemos que ir. Gracias a la afición por tanto apoyo”, le expresó Michael Umaña a la fanaticada.

Sin embargo, el intento fue fallido pues la mayoría de los seguidores permanecieron en los pasillos de Multiplaza a la espera de ver y saludar al menos por unos segundos a sus campeones.

Los minutos pasaban y los jugadores aún se encontraban acorralados dentro del negocio hasta que la organización decidió sacarlos nuevamente, esta vez acompañados hasta el parqueo por miembros de seguridad privada y de la Fuerza Pública.

La locura fue total. Los niños se lanzaron al ataque por una firma, un abrazo o una fotografía.

El acecho para los cuatro seleccionados fue incontrolable, la multitud entró en un estado de demencia, especialmente con Campbell, asediado por los pequeños, quienes hoy lo idolotran mucho más que a Superman, Batman o cualquier otro superhéroe de las tiras cómicas.

El propio atacante se mostró sorprendido al ver la cantidad de personas que se hicieron presentes ayer en el sitio.

“Esto es algo que lo deja a uno sin palabras, estamos profundamente agradecidos con la gente. Orgullosos por todo eso. Lo que hicimos en Brasil tocó el corazón de todos los ticos”, comentó el delantero del Arsenal inglés.

El pensamiento también fue compartido por Michael Umaña.

“No tenemos cómo pagarle este recibimiento a todo el pueblo de Costa Rica. Sé que este momento estamos siendo ejemplo para toda la niñez del país”, finalizó.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Relacionadas

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad

Blogs

Publicidad


Pelé está grave

Infección urinaria tiene al astro en cuidados especiales

Leandro Castán será operado del cerebro

Defensor será operado por una malformación congénita y un edema.

La F1 y su nueva monarca

La pareja de Lewis Hamilton, nuevo campeón mundial, deslumbró en el Gran Premio celebrado en Abu Dhabi.

Higuaín quiere consolar a Zaira

La modelo argentina recién terminó su noviazgo de tres años con el tenista Juan Mónaco. Y el “Pipita” la pretende.

Allen Iverson, la piedra en las tenis de Nike

Exjugador vetó un tributo indirecto hacia él, porque Reebok es su patrocinador.

Las calamidades de David ‘Calamity’ James

David James, quien fuera portero de Inglaterra, está en la quiebra.

Batman versus el Valencia

Para DC Comics, el renovado logo del club ché se parece mucho al del encapotado.

Comida caribeña con sello de Nery Brenes

El velocista y su esposa abrieron un restaurante en Heredia.

Floyd Mayweather vive rodeado de excesos y desnudistas

El boxeador vive jornadas desenfrenadas: jets privados, autos de lujo, nudistas...

Hijo de Pelé está en la cárcel

El exarquero y asistente técnico del Santos fue detenido ayer por la policía de Brasil y enfrenta condena de 33 años.