Publicidad

Selección Nacional

Continúa arribo de costarricenses del Campeonato Mundial de Brasil

En medio de un ambiente festivo como si la celebración por el éxito alcanzado en la Copa Mundo careciera de fecha de vencimiento, los ticos salieron del aeropuerto Juan Santamaría envueltos en una atmósfera de euforia como si el tiempo se hubiera detenido después de nuestra gloriosa participación.  

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

FOTO: Jeffry Zamora

Redacción

Atropellados aún por la avasalladora euforia que generó nuestra Selección Nacional de Fútbol en el reciente Campeonato Mundial de Fútbol, los costarricenses –aunque usted no lo crea– se niegan a dejar de festejar y, el ejemplo de ello lo dieron tres compatriotas que arribaron esta mañana al aeropuerto internacional Juan Santamaría procedentes de Brasil.

Cuando uno se imagina que todos los excursionistas ya regresaron y que la "Fiesta" ya acabó, como la canción de Juan Manuel Serrat, Javier Quintero, Claudio Camacho y Asdrúbal "Yuba" Cubillo, se encargaron de aclararnos que eso no es del todo cierto.

Uniformados con camisetas alusivas a las de los "peregrinos" de Costa Rica en la Copa Mundo, más otros accesorios propios como los sombreros o las bufandas, los queridos paisanos aparecieron por la puerta de ingreso de los vuelos internacionales, con una desbordante algarabía igual a la que pudieron reflejar el 14 de junio a la salida del estadio Castelão, en Fortaleza, Brasil cuando Costa Rica venció 3 a 1 a Uruguay, en el inicio de su mágico mundial.

Hoy, 31 días después, de ese primer partido, aún podían gritar, a todo pulmón el tradicional "oe ..oe oe ticos, ticos, oe, oe, oe ticos", coro que embargó y contagió de felicidad no sólo a los familiares que llegaron a recibirlos, sino a otras personas que también esperaban a amigos y parientes.

Quintero y Camacho son pensionados. El primero del Instituto Costarricense de Electricidad donde fue representante sindical y el segundo en la Caja Costarricense de Seguro Social.

Cubillo, mientras tanto, es funcionario de esa entidad de seguridad social.

Los tres, que estaban en Brasil desde el 8 de junio, regresan con recuerdos imborrables no solo por la actuación del cuadro patrio sino por las muestras de aprecio que recibieron de ese pueblo sudamericano.

El entusiasmo que reflejaban mientras se alejaban caminando al lado de sus familiares hacia el parqueo del aeropuerto para buscar los autos que los trasladarías hasta Cristo Rey, Paso Ancho y Guadalupe, lugares de donde los tres amigos son vecinos, parecía advertir que la fiesta todavía no está por terminar.

¿Cuántos aficionados más faltarán por regresar? Vaya usted a saberlo.

¡Que vivan los ticos!

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad

Blogs

Publicidad


Pelé está grave

Infección urinaria tiene al astro en cuidados especiales

Leandro Castán será operado del cerebro

Defensor será operado por una malformación congénita y un edema.

La F1 y su nueva monarca

La pareja de Lewis Hamilton, nuevo campeón mundial, deslumbró en el Gran Premio celebrado en Abu Dhabi.

Higuaín quiere consolar a Zaira

La modelo argentina recién terminó su noviazgo de tres años con el tenista Juan Mónaco. Y el “Pipita” la pretende.

Allen Iverson, la piedra en las tenis de Nike

Exjugador vetó un tributo indirecto hacia él, porque Reebok es su patrocinador.

Las calamidades de David ‘Calamity’ James

David James, quien fuera portero de Inglaterra, está en la quiebra.

Batman versus el Valencia

Para DC Comics, el renovado logo del club ché se parece mucho al del encapotado.

Comida caribeña con sello de Nery Brenes

El velocista y su esposa abrieron un restaurante en Heredia.

Floyd Mayweather vive rodeado de excesos y desnudistas

El boxeador vive jornadas desenfrenadas: jets privados, autos de lujo, nudistas...

Hijo de Pelé está en la cárcel

El exarquero y asistente técnico del Santos fue detenido ayer por la policía de Brasil y enfrenta condena de 33 años.