Publicidad

Aficionados de diferentes clubes de futbol de Suecia llegaron con flores y con velas al estadio Estocolmo para rendir tributo a un hincha del Djurgarden, quien murió agredido por fanáticos del Helsingborg.

Publicidad