Publicidad

Carles Puyol y Andrés Iniesta (izq.) a su llegada al tanatorio de "La Paz", en Madrid, donde se instaló la capilla ardiente del entrenador y exseleccionador nacional, Luis Aragonés. (EFE)

Publicidad