Publicidad

Gonzalo Bergessio, jugador del Catania (derecha), protege el balón ante la marca de Gianluca Curci, del Bologna.

Publicidad