Publicidad

El jugador argentino del Nápoles Gonzalo Higuain (derecha) celebra un gol ante el Swansea City.

Publicidad