Publicidad

El pontífice cuando recibía el trofeo. A la derecha, el vicepresidente de San Lorenzo, Marcelo Tinelli.

Publicidad