Publicidad

Cesc Fábregas celebra, junto a Neymar, el gol que le dio la victoria al Barcelona ante el Celtic.

Publicidad