Publicidad

 Cristiano Ronaldo levantó las manos al cielo cuando empezó a llover durante el entrenamiento ayer.

Publicidad