Publicidad

Danny Welbeck celebra tras anotar uno de sus tres tantos en el partido entre el Arsenal y el Galatasaray.

Publicidad