Publicidad

El delantero del Real Madrid Álvaro Morata (izq) celebra su gol con sus compañeros, durante el partido ante el Schalke.

Publicidad