Publicidad

Sergio Ramos controla un balón durante la final de la Champions League ante el Atlético, en Lisboa.

Publicidad