Publicidad

La euforia domina a Sergio Ramos en su celebración del tanto en la final de la Champions League.

Publicidad