Publicidad

Frank Lampard celebra uno de los cuatro goles que el Chelsea le anotó al Steaua de Bucarest.

Publicidad