Publicidad

Stefan Kiessling del Bayer Leverkusen celebra su gol ante el Shaktar Donetsk.

Publicidad