Publicidad

Zlatan Ibrahimovic celebra uno de sus goles en el partido del Paris Saint Germain ante el Bayer Leverkusen.

Publicidad